Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Viernes 24 de mayo de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Abrapalabra Taller Literario
Lanús - Argentina
Taller de escritura, lectura y análisis crítico y
degustativo de las palabras y las metáforas.

Integrantes: Betty Capella, Roberto Cerello, Fabián Di Lernia, Alejandra Fariña, Silvia Fornaro, Miguel Fraguela, María Centurión y Julián Pagano.

Coordinadora: Andrea Testa


Encuentros: Sábados de 17:30 a 19:30 Hs

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2012
CASTIGO
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

29/01/13 | 21:13: daniel coletta dice:
muy muy bueno y además, conmovedor. Yo desee lo mismo cuando tenía 7
06/01/12 | 23:44: Miguel Fraguela dice:
¡Excelente Fabián! Gran poder de sintesis para describir la distancia entre la esperanza y lo que no se puede alcanzar. Este cuento es una pintura. También a mí me conmovió.
17/12/11 | 09:00: Elena A.Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno el relato con un final extraordinario, conmovedor
Vínculos
Literatura Americana Femenina Literatura Americana Femenina
Abordaje Psicosocial

La mujer es preservadora de vida, las escritoras nos dan un mensaje de apasionamiento que apuesta... Ampliar

Comprar$ 25.00

ABRAPALABRA


En este blog encontrarás los textos producidos por los
integrantes del taller, ya sean con consignas previamente
dadas o textos libres.
Creemos y sostenemos el "trabajo de escritura" y "el
aprendizaje en grupo".
Escucha y debate son nuestras herramientas para darle
alas a las palabras; para que poesías, cuentos, ensayos,
sean, además de un hecho estético, un acto de comunicación.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

DON ANTONIO



 

  Estaba harto de andar con el diario bajo el brazo buscando trabajo.

No era una lumbrera, ya lo sabía; pero se daba maña para todo, además… tenía el título de “técnico electrónico”, sabía instalar y reparar los equipos de aire acondicionado, hacer instalaciones eléctricas podía encargarse del mantenimiento de edificios, a su tío lo había ayudado durante un largo tiempo y después ¡la pucha!  vino  lo del viejo… y ahora la pensión no alcanzaba…   

  ¡Claro que estaba capacitado para trabajar en oficina! ¿O acaso lo mandaron a la macana durante tanto tiempo a la Cambridge, a computación? En contabilidad era bueno y… también podía trabajar de chofer.

- Martínez- de un salto se puso de pie.

- Sírvase sus documentos. En diez días lo estamos llamando.

- Gracias.

  En la escalinata de la consultora  se quedó parado pensando, sintió hambre, se metió la mano en el bolsillo y sonrió: la vieja le había puesto cinco pesos de más, ¡ni para un sándwich!, un pancho quizás… ¡Pobre vieja! Suspiró y bajó los escalones. En la vereda se quedó mirando la calle, larga y sin esperanzas.

Quiso silbar y no pudo. Otra vez el nudo en la garganta, como cuando era chico; pero no debía llorar, -tenía veintiún años- y cada vez más pelotudo.

  En la esquina, un ciego esperaba para cruzar la calle, le ofreció ayuda. Cruzaron en silencio.

- ¿Hacia dónde se dirige señor?.

- Al subte.

- Si me permite lo puedo acompañar, tengo tiempo. ¿Por dónde baja?, por Rivadavia o Mitre.

- Por Mitre; pero antes dejáme en el bar.

- Adonde usted quiera señor. ¿En el café de abajo?.

- No, cruzando Jujuy está la Perla, voy por costumbre, además tengo un amigo.

  Entre bocinazos y empujones cruzaron la avenida. Entraron en la confitería. Le indicó una mesa y se despidió.

- Sentáte pibe.

- ¡Mmm!

- No puedo señor.

- Acabála con el señor y sentáte. Te invito.

  Un poco avergonzado se sentó.

- ¿Qué tomás?

- Un café, o… nada… mejor nada. Me quedo un rato charlando con usted y me voy. Busco trabajo. Aquí tengo el diario y me faltan dos lugares por visitar, a lo mejor tengo suerte.

Se acercó el mozo saludando con cordialidad al hombre ciego.

- ¿Qué le traigo Don Antonio?

- Traéme un whisky, como siempre.

- ¿Y al señor?

- Un café.

- ¡Dejáte de joder pibe! Tenés que patearla todo el día y te venís con un café,   

¡Que marche un tostado y un café con leche!

  Se quedó absorto en la contemplación de ese hombre ciego, de mejillas sonrosadas, de lentes muy oscuros y de frente amplia: ¿Cuántos años tendrá este hombre? ¿Cuarenta y cinco? ¿Cincuenta? Es alto y elegante, un poco panzón para mi gusto: ¿Qué pensará este hombre que no ve, que no me ve?, ¿Cómo será su mundo de sombras, de tinieblas? ¿Cómo verá? ¿Todo oscuro? ¡Y después yo me quejo de no encontrar trabajo! En su lugar… me pegaría un tiro, es lo peor que le puede pasar a un tipo, quedarse ciego, ser una carga, un estorbo.

- Le  dejo el whisky a la derecha don Antonio.

  Se sorprendió el muchacho al oír al mozo.

  El ciego largó una carcajada y brindó con él.

- ¿Por dónde andabas muchacho? ¡Seguro que pensando en mí!-  Se rió, con una risa que al muchacho le resultó chocante.

- ¿Estás preocupado?

- Un poco.

  Y tomó un trago de café.

- ¡Las cosas están jodidas pibe! Pero si no conseguís nada… vení a  verme.

- ¿Usted puede conseguirme algo?

- Si. Si no sos muy pretensioso.

- Soy técnico electrónico y me doy maña para todo.

  El ciego soltó una risotada que desconcertó al muchacho.

- En serio se lo digo, soy técnico, usted… disculpe, ¿trabaja o…?

- Si.

- ¿Qué hace? ¿O en qué trabaja?

- Tiro la manga.

  Martínez abrió los ojos incrédulos.

- ¡No me joda! En serio le pregunto.

- Y en serio te contesto: tiro la manga. Soy mendigo.

  Camisa celeste, pantalón gris… manos bien cuidadas…

- Cobráme José - dijo el ciego y se puso de pie.

- Lo acompaño, gracias por todo, ¿A dónde va?

- Al subte, es mi hora de trabajo.

  Por la entrada de Mitre bajaron al subte. Buenos Aires bajaba y subía las escaleras con olor a sudor, olor caliente del deber cumplido.

- Me quedo aquí pibe. Si me necesitás… ya sabés donde estoy, en la Perla o aquí, en el subte.

  Se acercó  al pequeño bar y gritó con una voz destemplada “¡muchachos mis elementos de trabajo!”

  Martínez, el Guido Martínez, no podía despegar los pies del suelo: ese hombre… vivía a costa del pueblo; pero… ¿Pero qué pretendo si no ve, qué deambule cómo yo con el diario bajo el brazo? Él… al menos se la rebusca ¡en cambio yo…! Creo que me voy a guardar el título en el…

- ¡Gracias! ¡Gracias! Que Dios los bendiga. Una ayuda para el ciego. Muchas gracias, muchas gracias.

  Las monedas caían como lluvia en la lata de dulce de batata.

  Martínez apretó el diario sintiendo que el corazón se aceleraba. Giró para salir por Mitre; pero la voz del ciego lo dejó plantado en el mismo lugar: “me están creciendo raíces, no puedo despegar”.

- ¡Muchacho! ¿Estás ahí o te fuiste?

- Estoy aquí. Me estaba yendo.

- Sentáte, poné el diario en el suelo y sentáte. Imagino  tu cara de pocos amigos. No entendés nada: ¡Gracias! ¡Muchas gracias! La vida le ofrece oportunidad… la vida no, la sociedad, le ofrece oportunidad a quienes más tienen, no a un poligrillo  como yo: ciego y llegando a los cincuenta, ni como vos, joven y con un flamante título entre las manos y buscando trabajo, buscando tu lugar en la sociedad, sos ciudadano argentino y reclamás tu lugar, para ayudar al engrandecimiento de la patria y… y todas esas verduras. Te destruyen, te hacen mierda, hasta los sentimientos más puros, pisotean tu dignidad de hombre hasta que bajas la cabeza y en cierto modo tienen razón: decime pibe, ¿si vos fueras empresario y me presento yo con mi título de licenciado en leyes y atrás de mi hay otro tipo con el mismo título a quién le darías el puesto vos, a mi, ciego y llegando a los cincuenta o al perfecto con ojos brillantes? ¡No jodamos pibe! ¡Gracias! ¡Que dios los bendiga!

  Y así aprendés que hay que tomar lo que considerás lo que es tuyo: no me dejan trabajar, tengo que vivir y vivo. Una ayuda para el ciego ¡gracias! ¡Gracias! ¡Gracias!

- Por eso te digo, ¿cómo te llamas vos?

- Guido.

- No te dejan trabajar, tenés que ayudar a tu vieja y no podés, tomá lo que te corresponde.

- Me prepararon para hacer un hombre de bien.

  El ciego se puso de pie y se acercó al bar, habló unas palabras con el dueño y regresó junto al muchacho que no sabía cómo salir de esa situación embarazosa.

Volvió con una lata, se la entregó a Guido Martínez,

- ¿No te animas?.

Se avergonzó el muchacho y extendió la mano.

 

- No te podes quejar. Te espero mañana en la Perla.

- ¿Usted quiere que lo acompañe algún lugar?

- No. Hasta mañana y no me fallés ¡gracias! ¡Muchas gracias!

  Se inclinó para recoger la mochila del suelo y se quedó agachado, mudo de asombro e incredulidad: un hombre pasó corriendo, no le vió la cara y arrojó un cheque en la lata de Antonio.

  El ciego se movió para acomodarse los anteojos y el cheque cayó  al suelo.   Guido lo tomó con cautela. Estaba en blanco: “lo que consideres que es tuyo tomalo” en blanco, con qué facilidad solucionaría los problemas de mi casa. La vieja pagaría las cuentas y los chicos volverían a reír. ¡Que vergüenza si me viera mi papá!

- Don Antonio se le cayó esto, es un cheque, está en blanco.

- ¿Y cómo sabés que es mío y no tuyo?

- Porque se lo dejaron a usted.

- ¡No vas a ir muy lejos vos!

  Transpirando subió las escaleras y se perdió entre la gente, Pueyrredón arriba. El peso de la mochila lo llenaba de vergüenza: ¡perdonáme papá!

  En Corrientes cambió las monedas por billetes, doscientos pesos.

  A su madre no le comentó nada, le dijo que tenía una probabilidad interesante de trabajo.

  A la hora convenida Guido Martínez entró a la confitería “La perla”, con el Clarín bajo el brazo. Pidió un café mientras leía los clasificados.

  El mozo se acercó con el café y le comunicó que Don Antonio, no pasaría por

el bar.: (desesperación en el rostro de Martínez); pero, había dejado un sobre para él, atendería aquella mesa y ya se lo traía.

  Un poco nervioso abrió el sobre: “visitá a este tipo en mi nombre antes de las 12 te está esperando a lo mejor conseguís algo bueno y si tenés ganas bucáme en el subte, es fin de mes y hay guita. Frías 555 planta baja Hernández se llama el tipo.

 

  Antes de las doce tocaba el timbre en la calle frías 555.

  Una elegante mujer le tomó los datos personales y le dijo que esperara, que en unos minutitos lo recibiría el señor Hernández.

  Cuando lo hicieron pasar al escritorio de Hernández, se quedó más desconsetardo que nervioso.

- ¡Don Antonio!

- No. Su hermano mellizo.

- ¡Es…. Increíble! Si no fuera que usted no usa anteojos… hubiera asegurado que era Don Antonio.

Sonrió.

- Hasta nuestra madre nos confundía. Muy bien. Sé que te trae por aquí: buscás empleo y nosotros buscamos un hombre de confianza. Permitíme tu currículum.

- Soy técnico electrónico; pero no puedo demostrarle si soy confiable o no.

- Venís recomendado por Antonio y es suficiente. ¿Tenés carnet de conducir?

- Si.

- Muy bien. Te explico: una o dos veces al mes, tenemos que llevar mercancía fuera del país, Paraguay, Bolivia… y se verá más adelante. No lo hacemos con camiones, sino con camionetas o autos grandes. Irías con un acompañante o conmigo y en el tiempo restante tomarías tu franco y seguirías en servicio por acá. Si estás de acuerdo, firmá aquí y comenzás mañana a las ocho.

 

  No lo encontró a Antonio en el subte ni en “La perla”, quería agradecerle.

Qué trabajo fenómeno había conseguido y me lo consiguió, un ciego, un mendigo. Que extraño, un hermano tan encumbrado y el otro pordiosero.

En su lugar, yo no le permitiría que hiciera esa vida, bueno… yo… no sé porque lo hice, me dura la vergüenza pero mis hermanos comieron y a la vieja se le cayeron unas lágrimas…

  ¡Uy! De atolondrado y contento no pregunté cual sería mi sueldo.

  Pudo silbar y taconear por las calles de Villa Crespo.

 

  En el primer viaje lo acompañó un muchacho de unos treinta años dicharachero y conocedor de la historia de cada lugar. No tuvo inconvenientes y le pagaron muy bien.

 

  Esa mañana Guido Martinez, entró apresuradamente al escritorio del señor Hernández, nesecitaba que le firmara los papeles antes de las diez, ya que el barco salía de puerto a las doce, rumbo al Uruguay, la carga estaba hecha y lo iba a acompañar la secretaria que se entendía con la Aduana.

- Permiso señor Hernández. Disculpe. Me firma por favor estos papeles, que ya estoy saliendo…

  Una descarga eléctrica sintió correr por su cuerpo. Se le cayeron los papeles de la mano y la voz se le había enredado en la garganta.

- ¡Don Ant… ¡ ¡Don Antonio!

  El ciego acodado en el escritorio leía el diario, sin anteojos, las lentes oscuras a un costado y el bastón blanco cerca del sillón.

- ¿Usted es?, ¿Usted es Don Antonio?-

- José Antonio Hernández para servirte, para servirte; pero no te lo tomés en serio.

  Soltó una grosera carcajada.

- ¡Che! Cambiá la caripela, si no te movés se va a escapar el barco. Dame que te firmo los papeles.

  Salió sin decir una palabra.

  La secretaria le pidió que prestara atención, no estaba respetando los semáforos.

  No podía pensar en otra cosa que en ese individuo. ¿A dónde cuerno se había metido? Y lo que era peor ni siquiera había leído el contrato de trabajo. ¡Que pelotudo!, era demasiado bueno para ser verdad: “prestá atención Guido que vamos a chocar. ¡No salgo más con vos” le gritó su acompañante.

  Descargaron y recién reparó en la faja de los bultos: “Fundación Hernández” ¿Dónde ¡mierda! se había metido?

  Al día siguiente, llamó por teléfono y pidió que le comunicaran con el señor Hernández, le informaron que no concurriría a la fundación pero si quería dejar un mensaje… entonces preguntó por el hermano, le dijeron que no tenía hermano; pero el señor que no ve, el ciego, Antonio, ¿no está? Le dijeron que estaba equivocado y le cortaron la comunicación.

  ¿Qué podía hacer? Estaba desorientado, aturdido.

  Comenzó a caminar por estado de Israel hacía Corrientes. Se paró en una esquina, estaba perdido, perdido en el mismo, Medrano.

  Se metió en el subte. En Pueyrredón bajó. Esta vez se perdió entre la gente Puyrredón abajo.

  Cruzó Mitre. Se detuvo unos instantes y bajó las escaleras corriendo: “¡Diarios! Clarín…La Nación…Página  12…¡Ámbito Financiero!... La Prensa. ¡Diaaaaarioooooooo -Diaaaaaarioooooooo!

 Y el pastor evangelista. “Está, está, está debajo de lo pies. El diablo ya está

debajo de los pies”

  Perseguido por las voces, frenó la carrera casi en los pies del mendigo que no dejaba de pedir: “Ayuden al ciego. Una ayuda para el ciego. ¡Gracias! Muchas gracias”

  Gafas oscuras, pantalón gris. Camisa celeste, fuera del pantalón y el vientre abultado, parecía flotar con los movimientos, así lo veía Guido Martínez con asco, con repugnancia.

- Don Antonio, el farsante, le acercó la lata.

- ¡No se haga el piola conmigo. Tenemos que hablar.

- ¡Epa!, ¡Epa!, ¡Epa! mirá si te oye alguien hablándole así a un pobre cieguito.

- ¡No joda! Tenemos que hablar.

  Antonio soltó una carcajada y dijo que lo esperara en la Perla.

  Al rato, golpeando el bastón entró en la confitería.  El mozo se apresuró ayudarlo.

 

- Y bien, aquí me tenés. ¿Qué te anda pasando? ¿Querés qué te aumente el sueldo?

- Quiero saber por qué me mintió, por qué se burlo de mí, por qué estafa a la gente que le da parte de su esfuerzo para que usted viva.

- ¡Eh! Mirá qué estás preguntón ¿y a vos qué te importa? Viví vos pibe y dejá al resto que le importa tres carajo de vos ¿o a caso te olvidas los timbres que tocaste, las puertas que se cerraron a tu espalda, la calle que pateaste con tu título de técnico? Dejáme de hinchar las pelotas pibe. Tenés un laburo y un buen sueldo, vos me hacés falta y yo te pago bien.

- En estas condiciones no puedo seguir trabajo, ni quiero.

- No querés laburar… ¡A otra cosa mariposa! Olvidáte del contrato.

  Y largó la carcajada más espantosa que Martínez hubiera escuchado jamás.

  Con el  Clarín se sentó en un banco de la plaza Miserere. Y después a caminar.

  “Su currículum es interesante, lo llamaremos. Lo estamos llamando. Dese una vuelta en diez días. Deje el currículum a lo mejor… “

 

  A los quince días tocaba el timbre en la fundación “Hernández”.

 

 

                                                                                                           Betty Capella

                                                                                            

 


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes
22/05 | 15:32 LA MADRILEÑA
22/05 | 13:21 EL ABISMO
09/05 | 20:54 Con los ojos del alma
30/05 | 13:01 EL HOMBRE BICENTENARIO
16/05 | 21:18 De la creación
06/05 | 17:45 RATAS
19/05 | 19:16 MIEDO NAIF
10/05 | 18:44 LAS AZUCENAS
08/05 | 20:26 TRASHUMANTES
07/05 | 11:12 EPITAFIO A LA VIDA
06/05 | 19:10 Virginia


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS