Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 19 de octubre de 2019
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Abrapalabra Taller Literario
Lanús - Argentina
Taller de escritura, lectura y análisis crítico y
degustativo de las palabras y las metáforas.

Integrantes: Betty Capella, Roberto Cerello, Fabián Di Lernia, Alejandra Fariña, Silvia Fornaro, Miguel Fraguela, María Centurión y Julián Pagano.

Coordinadora: Andrea Testa


Encuentros: Sábados de 17:30 a 19:30 Hs

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2012
CASTIGO
Mostrar datos Marzo 2012
Mostrar datos Diciembre 2011
Mostrar datos Noviembre 2011
Mostrar datos Septiembre 2011
Mostrar datos Julio 2011
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Mayo 2011
Mostrar datos Abril 2011
Mostrar datos Marzo 2011
Mostrar datos Febrero 2011
Mostrar datos Enero 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Noviembre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Junio 2010
Mostrar datos Mayo 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Mostrar datos Abril 2009
Mostrar datos Marzo 2009
Mostrar datos Febrero 2009
Mostrar datos Diciembre 2008
Mostrar datos Noviembre 2008
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Mostrar datos Junio 2008
Mostrar datos Mayo 2008
Mostrar datos Abril 2008
Mostrar datos Marzo 2008
Mostrar datos Febrero 2008
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Diciembre 2007
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Entrá a Radio La Quebrada

Últimos comentarios de este Blog

29/01/13 | 21:13: daniel coletta dice:
muy muy bueno y además, conmovedor. Yo desee lo mismo cuando tenía 7
06/01/12 | 23:44: Miguel Fraguela dice:
¡Excelente Fabián! Gran poder de sintesis para describir la distancia entre la esperanza y lo que no se puede alcanzar. Este cuento es una pintura. También a mí me conmovió.
17/12/11 | 09:00: Elena A.Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Muy bueno el relato con un final extraordinario, conmovedor
Vínculos
Firmas de famosos y no tanto Firmas de famosos y no tanto


... Ampliar

Comprar$ 30.00
Entrá a Radio La Quebrada

ABRAPALABRA


En este blog encontrarás los textos producidos por los
integrantes del taller, ya sean con consignas previamente
dadas o textos libres.
Creemos y sostenemos el "trabajo de escritura" y "el
aprendizaje en grupo".
Escucha y debate son nuestras herramientas para darle
alas a las palabras; para que poesías, cuentos, ensayos,
sean, además de un hecho estético, un acto de comunicación.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Hijo de hombre



Admito que abuso de la situación. Casi inevitable. Es un derecho que mantengo desde que me enteré. Está todo el día conmigo y soy responsable de lo que pueda sucederle. Si tropezara con un escalón y me golpease, la culpa recaería sobre mí. “No tomes alcohol, prohibidas las aspirinas, caminá con cautela, evitá hacer fuerza, comé bien, nada de sexo, nada de gimnasia, abrigáte bien, no usés cinturón, no intentes correr el colectivo”. Todo lo que decido ya no surge exclusivamente de mí, ahora depende del inquieto que se balancea en el útero y elige las posiciones de mi cuerpo. Cuando me despierto en sobresaltos por las pantorrillas acalambradas, el padre ni se entera. Sigue durmiendo, regodeándose, tal vez, en un sueño tortuoso o placentero. Si nos enojamos, le digo tácitamente –él comprende- que también es suyo, pero lo tengo yo. Me satisface recordárselo en todas las ocasiones posibles. Siento cuando se mueve, sé dónde está y puedo palparlo. Cosa que a él no le permito. Alego que es contraproducente, que provoca contracciones, que duele, además, puede comprometerte, le digo. Sólo una vez dejé que lo escuchara. Estábamos en un banco, los dos solos, como en otros tiempos, él sentado a mi derecha. Me tomó la mano y lo sentí realmente cerca. Apoyó su oreja en la panza y creo que, por primera vez, se sintió padre. Se levantó, recogió las botamangas del suelo, me miró casi con ternura y se alejó. No sé si fue mi imaginación, pero esa mañana sus pasos resonaron más estrridentes, como una orquesta de violines para una función majestuosa. También me levanté, silenciosa, con un patético sentimiento de alegría y tristeza, y el corazón oscilando en un campanario de himno y elegía. A pesar de reconocer que está cansado de su trabajo, que ésa no es su vocación, desea que su hijo siga sus pasos. Pese a las desventajas, es una profesión digna y da muchas satisfacciones. La gente me quiere y me busca. Ojalá Tomás sea como yo, argumenta. Después de verlo, llego a casa harta de escuchar lo mismo. Probemos algún tiempito, si todo sale bien los abandono, entendé que es una decisión difícil, ¡Por favor, Magdalena!. Y mis calambres siguen sin caricias y la angustia buscando destinatario. En esos momentos, me dan ganas de dejar todo e irme a otra parte y no verlo más, pero, al día siguiente, aparecen súbitas ganas de estar con él, de confesarle mis sentimientos y pedirle perdón por no saber amar ilimitadamente. Callo muchas cosas. Un hombre casado no debería tener tantas pretensiones, debería aceptar las consecuencias de sus actos, a pesar de compromisos anteriores y dejar su egoísmo, si no es por amor, por lo menos, por honestidad. Pasé tanto tiempo construyendo filosofías de vida, pensando qué quería para mis hijos cuando éstos nacieran, para que ahora él me las desmorone. Una sola palabra suya basta para hacerme dudar de mis convicciones. En cambio, él es una catedral gótica. Nada hace flaquear sus creencias, sean o no racionales, siempre inamovibles. Ni siquiera acepta la idea de que su hijo crezca en libertad, “hay que conducirlo por el camino del bien, hasta que pueda elegir”. Se tranquiliza pensando eso, porque se asegura varios años de ejercer poder sobre la criatura. Aunque no sé si será posible. Jamás le ofreceré, ni admitiré a mi hijo como su sucesor. Tendré que irme lejos, huir para que sus tentáculos ni siquiera puedan rozarlo. Tal vez, por caridad o misericordia, algún día se lo presente y hasta acepte que sea su monaguillo, pero nada más. Andrea Testa

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
14/11/08 | 16:16: Miguel dice:
Exelente narración. En forma sintética están contados los sentimientos de la mujer frente al embarazo y ante la automarginación y falta de compromiso del hombre frente al trascendente acontecimiento de la concepción. ¡Felicitaciones Andrea!
fraguelamiquel@hotmail.com
 
13/11/08 | 10:43: roberto dice:
Cuantas formas inimaginables de humillación debe soportar una mujer.Todo hombre es sospechoso de ejercitar el poder en alhuna de sus formas- Me encanta el texto, su sensibilidad y fundamentalmente su final. Hermoso Andre
robercerello@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes
23/10 | 16:46 INMORTALES
04/10 | 11:27 MEGALÓPOLIS
25/10 | 22:29 Acto Final
25/10 | 22:26 Primavera
19/10 | 09:54 OPRESIONES Y RESISTENCIAS
05/10 | 10:29 EL ESCARABAJO AZUL
03/10 | 18:10 HABER
28/10 | 00:26 SEPTIEMBRE
22/10 | 09:57 MIEDO
22/10 | 09:56 Y AHORA QUE SOY UNA MESA
20/10 | 12:13 La literatura y yo
20/10 | 12:11 Insomnio de una mujer
16/10 | 21:07 autografía
13/10 | 12:50 EL HOMBRE ZANAHORIA
09/10 | 10:06 nonosuneelamor


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS